Lady Blue

Desde hoy, no temas nada, todo se fué con el huracán.

Archive for the ‘Historias’ Category

Todo lo que realmente necesitaba saber lo aprendí en el jardín de infantes.

Posted by Lady Blue en 21 abril 2008

Lo encontré webeando y me encantó.
Para que deduzcan en que ando ahora… no, no volví como alumna sino como auxiliar del lactario. Son 9 bomboncitos.

Todo lo que realmente necesitaba saber acerca de cómo vivir, que hacer y cómo ser lo aprendí en el jardín de infantes.
La sabiduría no estaba en la cima de la montaña de la carrera educativa, sino allí, en el arenero del jardín.
Estas son las cosas que aprendí:
* Jugá limpio.
* No le pegues a la gente
* Devolvé las cosas de donde las sacaste
* Limpia tu propio enchastre
* No tomes cosas que no son tuyas
* Pedí perdón cuando lastimás a alguien
* Lavate las manos antes de comer
* Las galletitas con leche te hacen bien
* Viví una vida balanceada:aprendé y pensá, dibujá y pinta, cantá y bailá, jugá y trabajá un poco todos los días
* Dormí una siestita todas las tardes
* Cuando salís al mundo, cuídate del tráfico, tomate de las manos con otros y manténganse juntos
* Sé consciente del asombro
* Acordate de las semillitas en el frasco, las raíces van hacia abajo y el tallo hacia arriba, nadie sabe verdaderamente como o porqué, pero todos somos así.
* Los pescados, los hamsters, las ratitas blancas e incluso las semillitas, todos se mueren. Nosotros también.
* Y acordate de tus primeros libros de cuentos y las primeras palabras que te enseñaban. Las palabras mas grandes de todas: MAMÁ y PAPÁ
Todo lo que necesitabas saber está allí en algún lado. La regla de oro, el amor y la higiene básica. La ecología, la política, la igualdad y la vida sana.
Tomá cualquiera de estos puntos y expresalo con palabras sofisticadas. Ahora aplicalo a tu vida familiar, tu trabajo, a tu gobierno o a tu mundo, y verás cómo se mantiene verdadero, claro y firme.
Imaginate cuanto mejor sería el mundo si todos comiéramos galletitas con leche a las tres de la tarde para luego acostarnos a dormir una siesta. O si todos los gobiernos tuvieran como política básica el siempre devolver cada cosa a su lugar y limpiar su propio enchastre
Y sigue siendo cierto, no importa la edad que tengas, que cuando salís al mundo, lo mejor es tomarte de la mano con otros y mantenerte unido.-

Posted in Historias | 10 Comments »

¿Tomamos mate? de Lalo Mir

Posted by Lady Blue en 14 abril 2008

Este texto me llegó por mail y sospecho que les debe haber llegado a muchos pero me gustó, me sentí identificada y por eso lo posteo. Será falta de inspiración de mi parte? Será sentimiento de culpa por haber abandonado este espacio? Quién sabe! La vida sigue fluyendo y yo sigo viva, pero a veces sin muchas ganas de contar. El día es propicio: Tomamos unos mates?

El mate no es una bebida. Bueno, sí. Es un líquido y entra por la boca.
Pero no es una bebida. En este país nadie toma mate porque tenga sed. Es más bien una costumbre, como rascarse.
El mate es exactamente lo contrario que la televisión: te hace conversar si estás con alguien, y te hace pensar cuando estás solo.
Cuando llega alguien a tu casa la primera frase es “hola” y la segunda “¿unos mates?”.
Esto pasa en todas las casas. En la de los ricos y en la de los pobres.
Pasa entre mujeres charlatanas y chismosas, y pasa entre hombres serios o inmaduros.
Pasa entre los viejos de un geriátrico y entre los adolescentes mientras estudian.
Es lo único que comparten los padres y los hijos sin discutir ni echarse en cara.
Peronistas y radicales ceban mate sin preguntar. En verano y en invierno.
Es lo único en lo que nos parecemos las víctimas y los verdugos; los buenos y los malos.
Cuando tenés un hijo, le empezás a dar mate cuando te pide. Se lo das tibiecito, con mucha azúcar, y se sienten grandes. Sentís un orgullo enorme cuando un esquenuncito de tu sangre empieza a chupar mate. Se te sale el corazón del cuerpo. Después ellos, con los años, elegirán si tomarlo amargo, dulce, muy caliente, tereré, con cáscara de naranja, con yuyos, con un chorrito de limón.
Cuando conocés a alguien por primera vez, te tomás unos mates. La gente pregunta, cuando no hay confianza: “¿Dulce o amargo?”. El otro responde: “Como tomes vos”.
Los teclados de Argentina tienen las letras llenas de yerba.
La yerba es lo único que hay siempre, en todas las casas.
Siempre.
Con inflación, con hambre, con militares, con democracia, con cualquiera de nuestras pestes y maldiciones eternas. Y si un día no hay yerba, un vecino tiene y te da. La yerba no se le niega a nadie.
Éste es el único país del mundo en donde la decisión de dejar de ser un chico y empezar a ser un hombre ocurre un día en particular.
Nada de pantalones largos, circuncisión, universidad o vivir lejos de los padres.
Acá empezamos a ser grandes el día que tenemos la necesidad de tomar por primera vez unos mates, solos. No es casualidad. No es porque sí. El día que un chico pone la pava al fuego y toma su primer mate sin que haya nadie en casa, en ese minuto, es que ha descubierto que tiene alma. O está muerto de miedo,
o está muerto de amor, o algo: pero no es un día cualquiera.
Ninguno de nosotros nos acordamos del día en que tomamos por primera vez un mate solo. Pero
debe haber sido un día importante para cada uno. Por adentro hay revoluciones.
El sencillo mate es nada más y nada menos que una demostración de valores…
Es la solidaridad de bancar esos mates lavados porque la charla es buena.
La charla, no el mate.
Es el respeto por los tiempos para hablar y escuchar, vos hablás mientras el otro toma y es la sinceridad para decir: “¡Basta, cambiá la yerba!”.
Es el compañerismo hecho momento.
Es la sensibilidad al agua hirviendo.
Es el cariño para preguntar, estúpidamente, “¿está caliente, no?”.
Es la modestia de quien ceba el mejor mate.
Es la generosidad de dar hasta el final.
Es la hospitalidad de la invitación.
Es la justicia de uno por uno.
Es la obligación de decir “gracias”, al menos una vez al día.
Es la actitud ética, franca y leal de encontrarse sin mayores pretensiones que compartir.
¿TE SENTISTE INCLUÍDO?…. compartilo entonces con quienes alguna vez tomaste un mate.

Posted in Historias | Etiquetado: , | 13 Comments »

Los Alonsitos – Gira 2008 –

Posted by Lady Blue en 23 enero 2008

Señores, el programa de la semana pasada salió fabuloso.

Como lo disfrutamos! Lo mejor de todo es que salieron naturales y asi de sencillos como son, y nos dimos el lujo de conocer un poco de sus vidas en la bella Corrientes .

Me encantó recibir sus comentarios sobre mi post anterior y a la vez les hago saber que les están brindando apoyo desde España, y en nuestro país, no queda un amigo sin el compromiso de verlos el próximo sábado (Gons desde Neuquén me prometió sintonizar canal 7 a las 12pm, la abu en Posadas, Gi – Mamá – Papá – Santiago – las gatas y el loro y Fer y yo acá desde casa haciendo el aguante).

Lo que no me olvido de mencionar es que el domingo estaremos atentos, también por canal 7, a la transmición del Festival de Cosquín, donde esperamos que vuelvan a lucirse como lo vienen haciendo y nos hagan cantar nuevamente aunque estemos en nuestra casa. La plaza Próspero Molina va a reventar a puro chamamé.

Ayer le pregunté a Luis (estás mejor de la garganta?) si estaban listos y me confirmó que previo ensayo mañana, estarán una vez más presentes en el escenario que los consagró en el año 85 (cuando todos eramos apenas unas criaturitas).

Al que pase por acá, y quiera dejar su huella en el sitio web de Los Alonsitos puede hacerlo, ellos responderán siempre (siempre y cuando la gira les deje un minutito).

Lo mismo con el blog del programa: Banda en Gira

Exito y conquista, mis amores… a seguir asi!

Los quiere, Salo.

alonsitos_17.jpg

Posted in Historias | Etiquetado: , , , , , , | 20 Comments »

Exito!

Posted by Lady Blue en 18 enero 2008

Tengo cuatro amigos que son maravillosos.

Tengo cuatro amigos que aunque no los abrazo (físicamente) durante el año y durante años, como nos pasó la última vez, sé que están y saben que estoy.

Tengo cuatro amigos a los que desde hace 10 años los acompaño en el crecimiento y sé que es recíproco. Algunos nos casamos, otros ya son padres, otros son solteros codiciados y andan rompiendo la noche de Corrientes y dejando tendal de corazones rotos por donde van. Pero siempre juntos.

Tengo cuatro amigos a los que entiendo y que me entienden.

Tengo cuatro amigos a los que banco a muerte y sé que puedo contar con ellos, aunque estén de gira, siempre alguien contesta su teléfono y te pone al día.

Tengo cuatro amigos a los que le deseo lo mejor (en el trabajo, en la salud, en el amor) y es recíproco.

Tengo cuatro amigos que aman lo que hacen y no se venden, y yo los amo por eso. Porque son naturales, asi los conocí yo y así permanecen. Como decimos nosotros, tienen bandera.

Se dieron cuenta cuanto los amo?.

Mañana arrancan con una expedición por la tv y sé que van a ser un éxito…

“Banda en gira” se llama el programa, empieza mañana 19 de enero a las 12 del mediodía, por canal 7.

El nombre de mis amigos, bueno, hace 22 años se hacen llamar: Los Alonsitos.

Este post dedicado para ustedes, mis amores.

Los quiere, Salo.-

Ellos, mis amigos.

Posted in Historias, Nuestra vida | Etiquetado: , , , , , | Leave a Comment »

Parte segunda (en colaboración)

Posted by Lady Blue en 17 diciembre 2007

He aquí la continuación de lo que estamos desarrollando con Gons. Esperamos sinceramente que les guste. Gracias!!!

II

A paso lento avanzaba el Ford 350 modelo 73 rojo lucifer, claro que éste ya estaba desgastado por los años, la pintura un poco saltada y uno que otro abollón propio de un camión chacarero, pero con huella firme. Juan corrió y de un salto y medio giro se sentó en la caja de la chata. Sacudiéndose el polvo de la camisa de grafa volvió su mirada a ese camino; ése, que ya no sería el mismo. Y allí, a medida que el 350 avanzaba a la chacra de los Cassionolli, la figura de la bella mujer se disolvía detrás de la tierra que la chata levantaba mientras más se alejaba.

Allá iba Marisa, apretando el canasto contra su cuerpo, eligiendo cada paso que daba entre pensativa y soñadora, rememorando a ese ser. Llegó junto a su padre, silenciosa; él la miró y la notó distinta, aunque prefirió no decir nada. En un gesto, apoyó el canasto en el suelo y trepó la escalera. Mientras iba arrancando las jugosas manzanas, empezó a cantar una canción que su padre le había enseñado. Su dulce voz se elevaba por sobre la arboleda y continuó trabajando inmersa en sus pensamientos.

Juan, al momento de cruzarse con los ojos de Marisa, tenía 23 años y era un trabajador “golondrina”, un empleado temporal. Venía desde Salta la linda a hacer la temporada. Esto implicaba trabajar hasta que cese la cosecha y luego volver a sus pagos. Aunque ya no sería el mismo al volver. En Salta había dejado a un puñado de amigos a los que extrañaba, sobretodo porque éstos eran sus compinches en las salidas nocturnas. Extrañaba también a la adorada Giselle, su guitarra criolla, a quien pasaba las horas acariciando y cantándole, era su gran compañera. Un excelente cocinero, todos en su casa esperaban el día domingo para degustar las delicias de un buen salteño. Tenía planes de abrir su propio restaurante y combinar su amor por la música y la cocina. Estaba seguro que lo lograría y solía perseguir sus sueños hasta hacerlos realidad.

Marisa, oriunda del Valle Rionegrino, vivía junto a sus padres en una casa adosada a la chacra de los Norendonne, unos acaudalados “tanos”, dueños de por lo menos 10 chacras. Estudiante fuera de temporada, cosechadora año tras año. En el mes de octubre cumpliría la mayoría de edad y pese a que amaba a sus padres, soñaba con estudiar Biología Marina en Puerto Madryn. Quería torcer el destino de las mujeres de su familia y sabía que era todo un desafío, pero estaba dispuesta a conseguirlo. Amaba a los animales y cantar era para ella un cable a tierra… cantaba mientras cosechaba, mientras cocinaba, mientras tejía junto a sus abuelas. Era la menor de cinco hermanos y por consiguiente era la niña mimada de la casa. De espíritu alegre, el haberse criado entre hombres la formó para luchar por sus ideales.

Juan decidió continuar con su jornada de trabajo como si nada hubiera sucedido, pero aquella mirada con destellos volvía una y otra vez a su mente. Pensó en sus amigos y en cómo se reirían cuando relatara la escena que acababa de vivir. Seguramente le aconsejarían salir a serenatear por las callecitas de la ciudad y a halagar a todas las niñas. Sacudió la cabeza intentando alejar la imagen pero fue inútil. Ésta se esfumó cuando uno de sus compañeros le pidió que cambiaran los puestos y sostuviera el canasto. Continuará…

vins_de_manzanas.jpg

Posted in Historias | Etiquetado: , , , , , , | 6 Comments »

AVISO

Posted by Lady Blue en 15 diciembre 2007

La segunda parte de la historia de Marisa y Juan, está en proceso. Paciencia, nada más!

GRACIAS TOTALES A TODOS POR PASAR.

Lady Blue.-

Posted in Historias | Etiquetado: , , | 3 Comments »

Parte primera (en colaboración)

Posted by Lady Blue en 9 diciembre 2007

Estimados lectores: para atraer a la inspiración, junto a mi cuñado del alma, el Sr. Gons empezamos a escribir una historia que será publicada por capítulos en este blog… esperamos que sea de vuestro agrado. Desde ya muchas gracias. Lady Blue.

I

 

Eran las dos de la tarde cuando él, sentado sobre un cajón viejo y roto de manzanas que estaba al borde del km 12 en el camino de chacras, sintió ese extraño cosquilleo en la panza. Juan no sabía que en ese preciso instante, comenzaba su historia. Transitaba ella por la calle empedrada, con el cabello renegrido, recogido en una trenza que caía de lado sobre su hombro izquierdo. Marisa llevaba un gran canasto e iba a paso ligero pues su padre la esperaba para el relevo diario. Al cruzar de lado el camino, un destello iluminó sus ojos y hechizó al muchacho…

Banalmente intentaron desviar sus miradas. Cuando el destino es el que juega, no hay quien se le escape. Juan, que estaba perdido en el limbo de su mente pensando quién sabe qué, volvió su mirada del éter para detenerse a contemplar semejante escultura viviente. Marisa, que debía llegar cuanto antes a la chacra de su padre, no pudo evitar mirar a ese hombre esbelto, alto y de tez morena. Intercambiaron sólo una mirada, pero eso bastó para marcar el inicio de lo que después sería una mágica aventura…

Ella trastabilló y miró al suelo para disimular, aunque sintió que un escalofrío corría por su espalda. Respiró profundo… el aire olía a magia. Juan amagó a decir algo pero optó por quedarse callado y verla deslizarse por el camino, como si flotara. Estaba flechado, obnubilado, mitad por el sol, mitad por el resplandor de esa mujer.

Salió de su ensoñación cuando un grito lo llamó hacia el camión que partía para la chacra. Tenía que volver al trabajo, pero sus reflejos ya no eran los mismos; ahora estaba pensando cuándo la volvería a ver… (Continuará)

Posted in Historias | Etiquetado: , , | 8 Comments »