Lady Blue

Desde hoy, no temas nada, todo se fué con el huracán.

Posts Tagged ‘amigos’

¿Tomamos mate? de Lalo Mir

Posted by Lady Blue en 14 abril 2008

Este texto me llegó por mail y sospecho que les debe haber llegado a muchos pero me gustó, me sentí identificada y por eso lo posteo. Será falta de inspiración de mi parte? Será sentimiento de culpa por haber abandonado este espacio? Quién sabe! La vida sigue fluyendo y yo sigo viva, pero a veces sin muchas ganas de contar. El día es propicio: Tomamos unos mates?

El mate no es una bebida. Bueno, sí. Es un líquido y entra por la boca.
Pero no es una bebida. En este país nadie toma mate porque tenga sed. Es más bien una costumbre, como rascarse.
El mate es exactamente lo contrario que la televisión: te hace conversar si estás con alguien, y te hace pensar cuando estás solo.
Cuando llega alguien a tu casa la primera frase es “hola” y la segunda “¿unos mates?”.
Esto pasa en todas las casas. En la de los ricos y en la de los pobres.
Pasa entre mujeres charlatanas y chismosas, y pasa entre hombres serios o inmaduros.
Pasa entre los viejos de un geriátrico y entre los adolescentes mientras estudian.
Es lo único que comparten los padres y los hijos sin discutir ni echarse en cara.
Peronistas y radicales ceban mate sin preguntar. En verano y en invierno.
Es lo único en lo que nos parecemos las víctimas y los verdugos; los buenos y los malos.
Cuando tenés un hijo, le empezás a dar mate cuando te pide. Se lo das tibiecito, con mucha azúcar, y se sienten grandes. Sentís un orgullo enorme cuando un esquenuncito de tu sangre empieza a chupar mate. Se te sale el corazón del cuerpo. Después ellos, con los años, elegirán si tomarlo amargo, dulce, muy caliente, tereré, con cáscara de naranja, con yuyos, con un chorrito de limón.
Cuando conocés a alguien por primera vez, te tomás unos mates. La gente pregunta, cuando no hay confianza: “¿Dulce o amargo?”. El otro responde: “Como tomes vos”.
Los teclados de Argentina tienen las letras llenas de yerba.
La yerba es lo único que hay siempre, en todas las casas.
Siempre.
Con inflación, con hambre, con militares, con democracia, con cualquiera de nuestras pestes y maldiciones eternas. Y si un día no hay yerba, un vecino tiene y te da. La yerba no se le niega a nadie.
Éste es el único país del mundo en donde la decisión de dejar de ser un chico y empezar a ser un hombre ocurre un día en particular.
Nada de pantalones largos, circuncisión, universidad o vivir lejos de los padres.
Acá empezamos a ser grandes el día que tenemos la necesidad de tomar por primera vez unos mates, solos. No es casualidad. No es porque sí. El día que un chico pone la pava al fuego y toma su primer mate sin que haya nadie en casa, en ese minuto, es que ha descubierto que tiene alma. O está muerto de miedo,
o está muerto de amor, o algo: pero no es un día cualquiera.
Ninguno de nosotros nos acordamos del día en que tomamos por primera vez un mate solo. Pero
debe haber sido un día importante para cada uno. Por adentro hay revoluciones.
El sencillo mate es nada más y nada menos que una demostración de valores…
Es la solidaridad de bancar esos mates lavados porque la charla es buena.
La charla, no el mate.
Es el respeto por los tiempos para hablar y escuchar, vos hablás mientras el otro toma y es la sinceridad para decir: “¡Basta, cambiá la yerba!”.
Es el compañerismo hecho momento.
Es la sensibilidad al agua hirviendo.
Es el cariño para preguntar, estúpidamente, “¿está caliente, no?”.
Es la modestia de quien ceba el mejor mate.
Es la generosidad de dar hasta el final.
Es la hospitalidad de la invitación.
Es la justicia de uno por uno.
Es la obligación de decir “gracias”, al menos una vez al día.
Es la actitud ética, franca y leal de encontrarse sin mayores pretensiones que compartir.
¿TE SENTISTE INCLUÍDO?…. compartilo entonces con quienes alguna vez tomaste un mate.

Posted in Historias | Etiquetado: , | 13 Comments »

Exito!

Posted by Lady Blue en 18 enero 2008

Tengo cuatro amigos que son maravillosos.

Tengo cuatro amigos que aunque no los abrazo (físicamente) durante el año y durante años, como nos pasó la última vez, sé que están y saben que estoy.

Tengo cuatro amigos a los que desde hace 10 años los acompaño en el crecimiento y sé que es recíproco. Algunos nos casamos, otros ya son padres, otros son solteros codiciados y andan rompiendo la noche de Corrientes y dejando tendal de corazones rotos por donde van. Pero siempre juntos.

Tengo cuatro amigos a los que entiendo y que me entienden.

Tengo cuatro amigos a los que banco a muerte y sé que puedo contar con ellos, aunque estén de gira, siempre alguien contesta su teléfono y te pone al día.

Tengo cuatro amigos a los que le deseo lo mejor (en el trabajo, en la salud, en el amor) y es recíproco.

Tengo cuatro amigos que aman lo que hacen y no se venden, y yo los amo por eso. Porque son naturales, asi los conocí yo y así permanecen. Como decimos nosotros, tienen bandera.

Se dieron cuenta cuanto los amo?.

Mañana arrancan con una expedición por la tv y sé que van a ser un éxito…

“Banda en gira” se llama el programa, empieza mañana 19 de enero a las 12 del mediodía, por canal 7.

El nombre de mis amigos, bueno, hace 22 años se hacen llamar: Los Alonsitos.

Este post dedicado para ustedes, mis amores.

Los quiere, Salo.-

Ellos, mis amigos.

Posted in Historias, Nuestra vida | Etiquetado: , , , , , | Leave a Comment »